Para no equivocarse en Madrid

Come que se te quita.

BLOG, LA BOCA MAGAZINE, Opinión

Come que se te quita, es el compendio científico, el resumen irrefutable de una investigación acreditada por sus incuestionables resultados. Un hallazgo capital basado en el método prueba-éxito, prueba-éxito, ya que jamás existió la prueba-error.

Le he dicho a mi madre como decana del experimento, que si lo enviamos a publicar a la revista Science y me ha vuelto la cara diciéndome… “no tomes tanto el pelo a tu madre”. En fin, que lo contaré yo al menos, que en Science son muy estrictos ellos y me van a salir con lo de…»donde están los datos de los ratones».

En casa invitar a familia y amigos a compartir una copa de vino, siempre fue un deseo celebrado. Invertir tiempo, esfuerzo y dinero en sentar alrededor de tu mesa a seres queridos, es una de las cosas más rentables y agradables de la vida. Y si además esos seres queridos se divierten con la lucha perdida de no convertirse en “pacientes”, pues mucho mejor. La diversidad de situaciones, circunstancias,

Langosta de Isla. Los 5 Mejores

Langosta de Isla

accidentes y casualidades, son el aderezo clave, el cambio de escenario necesario para que el partido y «la jugada» parezca nuevos cada vez.

De modo que alguien, un día, pudo decir algo así antes de comer: ¡Uf! ¡Qué mareada estoy! He venido por estar todos juntos, pero voy a tumbarme un rato en el sofá. Tengo una jaqueca que no puedo ni abrir los ojos. Sí, descansa tranquila y relájate. Si necesitas alguna medicina nos lo dices.

Pero cuando la comida estaba avanzada, surgían los primeros pasos del «tratamiento» gastronómico.
Mi madre decía a la enferma: ven, levántate y siéntate a la mesa, estoy convencida que si comes algo se te quita.
Quenoquenoqueno… que no puedo comer nada… estoymareadíííísima.
Eso es de debilidad, estás demasiado delgada. Ven, siéntate aquí conmigo y come este par de cucharadas que te he servido… verás cómo te sientan bien. Pues dicho y hecho.Y a la media hora.
¿Veeees? Yatelodecíayo, comequesetequita… pero no me hacías caso. Yameloimaginaba… ya no tienes jaqueca y estás pasándotelo bien con todos.

Da igual que Menganito tenga un dolor aquí que le sube hasta el estómago… o que Fulano tenga un estrés de caballo, esté medicado y haya adelgazado 20 kilos en 2 meses… o que Tutanita haga la dieta de la alcachofa y se haya cosido la boca. Después del primer forcejeo y con una respuesta del antagonista, del tipo… bueno, déjame que me tome una cerveza mientras os veo comer y charlo con vosotros. Cuando la “doctora” percibe terreno propicio, surge la primera propuesta con la puerta medio cerrada:
Bueno, y ahora que la cerveza y la charla te han animado, vas a comer este pincho que te estoy preparando.
Pero solo esto ¿eh? Y ahí se acabó. Tras la primera toma, todos sucumben, sucumbimos. Luego ya viene el resto de la medicación.
Toma otro, que veo que te lo has comido con gusto.
¿Pero será posible? Al final he comido más que en toda la semana. Yatelodecíayo, pero no me hacéis caso.
Pero lo divertido, lo mejor es que hay claque para bromear con el paso a paso de la jugada. Y aun así el juego a la defensiva sucumbe ante el tratamiento.

En fin, que el «comequesetequita», no deja de ser un fuego gastronómico divino, que hace al hombre y la mujer, pasar de enfermizo e inapetente en el sofá, a levantarse como Lázaro, caminar erguido, comer y divertirse. Es el “milagro” del comequesetequita.

Y para finalizar, como si de la revista Science se tratase, voy a descubrir ahora mismo, la fórmula, el elemento nuclear de este invento acreditado y experimentado. El fundamento primordial para obtener un retorno sorprendente, espectacular y milagroso: Lo que se ofrezca al paciente, lo que coma, tiene que estar muy bueno o excepcionalmente bueno.  De este modo, con lo que se come se quita.

 

Alfredo Franco Jubete.

Compartir:

LA BOCA MARKETING & COMUNICACIÓN, S.L. | EDITOR: Alfredo Franco Jubete

DISEÑO: Ángel Luis Sánchez • angeluisanchez1@gmail.com / Desarrollo: Datacom Soluciones Internet

INICIO ↑