Para no equivocarse en Madrid

Un gran nombre no llena el plato.

BLOG, LA BOCA MAGAZINE, Opinión

Estamos muy acostumbrados a que chefs españoles ocupen las portadas de los medios de comunicación internacionales, hace años era rotundamente impensable. Hoy los buenos cocineros, como los jugadores de futbol internacionales, se han convertido en referente y son deseados y “fichados” por todo el mundo. Y más todavía, también son vanguardia del I+D+i de la cocina mundial, porque además de imaginar platos diferentes que rompen el código de valor establecido, también desarrollan técnicas, productos y herramientas que utilizan otros grandes chefs internacionales.

Las más importantes cadenas hoteleras del mundo buscan el valor añadido de las estrellas de la cocina españolas, desean que regenten sus más rutilantes restaurantes en las ciudades más cosmopolitas del mundo. Por cierto, una gran noticia para los productos españoles, que se beneficiarán de esta internacionalización.

Empresarios e incluso fondos de inversión españoles, también han venido creando una variada oferta de proyectos con la asesoría de cocineros reconocidos. Sus nombres convertidos en marcas creativas, generan magnetismo e interés hacia las diferentes empresas. Hay de propuestas de todo tipo, desde grandes hipermercados de ocio gastronómico, hasta restaurantes o tabernas informales.

Sin embargo, esta explosión de poner el nombre de un cocinero conocido en un negocio, ha 20140306_154234 (800x449)tenido desiguales resultados en función de la credibilidad que destilaban de las propuestas. Si el cocinero asesor pone su valor añadido creativo, calidad de cocina y punto supremo, y el proyecto tiene un equipo que saca los platos como fueron creados, el éxito es obvio por natural. Y tenemos varios ejemplos.

Si por el contrario el proyecto gastronómico consiste en añadir reconocidos nombres de cocineros a platos de cocina casera, tradicional o regional, ejecutados sin los valores diferenciales o cualitativos esperados, la cosa se resiente mucho. Como sucede con ideas de negocio que contratan un asesor con el que riñen 6 meses después para evitar sus honorarios. Consideran que como ya tienen sus recetas y proveedores, los que están en la cocina lo sacarán adelante. Nada más alejado de la experiencia habitual.

Y si la apuesta solo consiste en elaboraciones que buscan ser el epítome de una cocina casual, libre e informal, es decir: platos de poco fuste con nombres creativos o graciosillos, puestas en plato divertidas o chocantes traídas de otros negocios, menús redactados por un creativo publicitario más que por un cocinero… y todas ellas de escaso contenido creativo o real, el resultado es evidente, en poco tiempo sus barras o mesas no tienen apenas interés para los clientes. La gente entiende a la primera que esa no es la cocina de ese cocinero. Un gran nombre no llena el plato si no tiene los guiños seductores que atrapan al aficionado en sus propias casas. Platos con alma que llenan los sentidos.

La gran explosión de la cocina española nos ha llevado a comer bien en un porcentaje alto de restaurantes, tabernas, casas de comidas y bares de toda España. Hoy los cocineros aman su profesión, tratan de hacer las cosas bien, ser regulares y mejorar cada día. Somos un país que ama la comida, ya no nos basta con que lo del plato esté digno, “por el mismo dinero” buscamos las mejores elaboraciones. Y la prueba del 9 de esto, es que los fines de semana “nunca hay mesas libres” en los restaurantes y tabernas que cocinan con valor añadido creativo o un punto supremo en su cocina.

Y sea una taberna, mercado o hipermercado gastronómico con muchas y variadas ofertas, solo tienen interés para la gente donde se come bien, sea modesta y popular taberna o restaurante con menú con marca y nombre propio. Y por supuesto, también hay un hueco para los que cocinan de manera suprema el clima y ambiente.

El negocio de poner el nombre de un cocinero famoso en otro negocio, no basta. Un gran nombre no llena el plato.

Alfredo Franco Jubete.

FOTO: Nakeima.

Compartir:

LA BOCA MARKETING & COMUNICACIÓN, S.L. | EDITOR: Alfredo Franco Jubete

DISEÑO: Ángel Luis Sánchez • angeluisanchez1@gmail.com / Desarrollo: Datacom Soluciones Internet

INICIO ↑