Para no equivocarse en Madrid

La costumbre de tirarse migas en la mesa.

EDITORIALES -TENDENCIAS-, LA BOCA MAGAZINE, TAPAS DE LETRAS

Y ASÍ FINALIZÓ LA COSTUMBRE DE TIRARSE MIGAS EN LA MESA.
Entre los nababs, la clase social de comerciantes ricos de la Calcuta inglesa de mediados del XVIII, parece que se daban ciertas costumbres extravagantes para matar el aburrimiento. Y la comida era uno de los pilares de la relación social y de comportamientos singulares.

Un asombrado inglés contaba cómo incluso las mujeres se comían ellas solas un kilo de chuletas de carne cada una y cómo durante las comidas, sobresalía la costumbre de tirarse unos a otro/as pan e incluso pasteles. Claro, cuando el aguardiente de cereza hacía su trabajo, lo que volaban por encima de la mesa eran trozos de pollo, entre otras cosas.

“En aquella fiesta fui testigo de la bárbara costumbre de tirarse migas en la mesa, incluso las mujeres se apuntaban al juego. Algunas personas las lanzaban con una fuerza tan descomunal, que causaban un daño considerable si apuntaban al rostro. Mr. Barwell era tan habilidoso, que podía apagar una vela a tres o cuatro yardas y repetirlo varias veces sin fallar”.

Esta práctica daba pie a peleas, pero en esta ocasión fue más allá. Un capitán llamado Morrison había expresado su aversión a este juego y que consideraría una afrenta personal si le daban un miajonazo. Dos minutos más tarde le habían dado un bolazo y consiguió saber quien había sido. Cogió el plato que tenía delante con el asado y lo estrelló en la sien del tirador con tal fuerza, que le derribó de la silla y le abrió una brecha tremenda. Cuando despertó del platonazo, le retó a un duelo y encima recibió un balazo que casi le mata.

Parece que con este acontecimiento, finalizó la costumbre que denominaban “refinamiento de la inteligencia y la educación”. AFJ.

Compartir:

LA BOCA MARKETING & COMUNICACIÓN, S.L. | EDITOR: Alfredo Franco Jubete

DISEÑO: Ángel Luis Sánchez • angeluisanchez1@gmail.com / Desarrollo: Datacom Soluciones Internet

INICIO ↑