Para no equivocarse en Madrid

No hay libros de cocina escritos por mujeres hasta el S.XX

EDITORIALES -TENDENCIAS-, LA BOCA MAGAZINE, TAPAS DE LETRAS

No hay libros de cocina escritos por una mujer hasta casi el S. XX. En el antiguo recetario español no hay referencia escrita de libros o recetarios de cocineras españolas, hasta el final del S. XIX.

La transmisión de conocimiento escrito en la antigüedad no fue labor de mujeres. Su aportación a lo largo de la historia, como amas de casa, madres y por tanto cocineras, fue como casi siempre, anónima, “callada” y sujeta a la transmisión oral de su saber. Uno de los signos de aquellos tiempos. Es seguro que en conventos de monjas, existirían libros de cocina para uso interno y exclusivo de la comunidad religiosa a la que perteneciesen, pero nunca fueron publicados.Llar Los 5 Mejores

Parece que la única cocinera «profesional» de nombre conocido, fue La Molina, a finales del S. XVII. Cocinera de la infanta María Teresa, reina consorte entre los años 1660 y 1683 por su matrimonio con Louis XIV, se la llevó a la corte francesa porque no soportaba su cocina. Las crónicas hablan de la solvencia profesional de La Molina, que, aunque no dejó receta escrita para la posteridad, parece que introdujo en aquella corte el hojaldre, producto desconocido en Francia hasta entonces.

(Aunque parezca chocante, porque esta masa está muy ligada a la cocina francesa, el hojaldre fue introducido en Europa por los árabes. Hay testimonios escritos de que esta receta se elaboraba en España con anterioridad al S. XVII. Los franceses, claro, dicen que lo inventó el pintor Paul Gelée, nacido en 1600. Pero la historia y los hechos son muy tercos y el cocinero español  Hernández Maceras publicó la receta del hojaldre cuando el pintor tenía la tierna edad de 7 años. Ahora bien, el que sin duda alguna lo perfeccionó fue el gran cocinero francés, Carême. Definió el número de dobleces que debía tener la masa para que la separación de hojas fuese perfecta).

Como decía, hasta finales del S. XIX no hay ninguna referencia de libros de cocina o recetas escritas por una mujer. El pobre y escasísimo papel desempeñado por éstas en la sociedad antigua, unido a la escasísima instrucción y el analfabetismo que dominaba en gran parte de la sociedad, serían sin duda los motivos de esta laguna cultural.

Ajos y guindillas. Los 5 Mejores.

Ajos y guindillas.

El libro La Bibliografía de la Gastronomía y la Alimentación de España, de María del Carmen Simón Palmer hace este resumen:

  • Siglos XV – XVI, 309 obras culinarias publicadas.
  • Siglo XVII, 325 obras.
  • Siglo XVIII, 441 obras.

En todos estos siglos, de 1075 obras publicadas ni una sola fue escrita por una mujer. Habrá que esperar a finales del S. XIX para ver las 8 primeras. No obstante, algunas de estas obras, no eran propiamente libros de cocina ni de autoras españolas, sino traducciones. Así las cosas, en 2507 obras escritas en este siglo, solo 3 fueron de autoras españolas:

  1. Guía de la mujer o lecciones de economía doméstica para las madres de familia, de Pilar Pascual de Sanjuán. 1865.
  2. La mesa española. Arte de cocina al alcance de una fortuna media, de Doña Dolores Vedia de Uhagon. 1892.
  3. Carmencita o la buena cocinera. Manual práctico de la cocina española, americana, francesa… con multitud de recetas especiales que no se hallan en los tratados publicados hasta el día, de Eladia Martorell. 1899. Esta obra fue el recetario más editado del siglo XX.

Estos libros son claramente domésticos. Además de recetas de cocina, tenían el objetivo claro de instruir a la mujer en otras tareas y menesteres cotidianos propios del ama de casa, madre y esposa.

 

Alfredo Franco Jubete.

 

Parte de la documentación sacada de El libro de cocina en España. María Paz Moreno.

Compartir:

LA BOCA MARKETING & COMUNICACIÓN, S.L. | EDITOR: Alfredo Franco Jubete

DISEÑO: Ángel Luis Sánchez • angeluisanchez1@gmail.com / Desarrollo: Datacom Soluciones Internet

INICIO ↑