Para no equivocarse en Madrid

Las patatas fritas y la salud.

LA BOCA MAGAZINE, MENU DEL DIA, Secciones

 

Las patatas fritas y la salud.

Patatas chips

Patatas chips

 

Nada como un aperitivo con dos rubias. Una fría y otra de ambiente.
Una dorada, salada y crujiente y otra amarga, con su espuma densa, cremosa y duradera.
Una pata chip y una cerveza. ¡Qué ricas!
Chips gruesas y crocantes, o finas delicadas y casi etéreas. Son de los aperitivos más ricos y deseados. Y si los acompañas por unas buenas aceitunas rellenas, o unas gildas o un buen vermú reserva, pura delicia.

Pero ojo, engordan bastante. Entre el 30 y 40 % de estas patatas chips es grasa. Comer muchas patatas chips ya imagina cual es resultado en su cuerpo. Pero además, debería fijarse en los ingredientes del paquete, porque una gran parte de las patatas chips del mercado, están fritas con “aceite vegetal”. Es decir, que pueden contener aceites no saludables. Y si además de engordar se está metiendo colesterol en vena, es una barbaridad. Vigile que no sea así. Lo aconsejable es mirar al paquete, ver su composición y decidir qué comprar. Hay patatas fritas solo con aceite de girasol y otras con oliva y girasol, o solo con oliva 100 %. ¡A leer!

Pero además, ya que estamos hablando de freír, quisiera contarles un curioso experimento con patatas y aceites que incluso pueden ustedes hacer en sus casas. Cojan dos sartenes, una con aceite de oliva y otra con la misma cantidad de aceite de girasol normal. Las aplican la misma temperatura y echan en cada una de ellas igual cantidad/peso de patatas peladas, cortadas y sin lavar.

Una vez finalizado el tiempo de fritura, con el mismo calor y tiempo para ambas sartenes, si volviesen a pesar los ingredientes el resultado debería ser: mayor peso de las patatas fritas con aceite de girasol, menor peso de las otras fritas con oliva. Y por tanto, mayor peso/cantidad de aceite de oliva. Dicho de otro modo, las patatas fritas con aceite de girasol han absorbido más grasa.

El motivo es que el aceite de oliva fríe a mayor temperatura y crea una capa crujiente externa en la patata, que impide que entre más grasa en su interior. Las patatas fritas con aceite de girasol absorben más grasa.

 

 

Compartir:

LA BOCA MARKETING & COMUNICACIÓN, S.L. | EDITOR: Alfredo Franco Jubete

DISEÑO: Ángel Luis Sánchez • angeluisanchez1@gmail.com / Desarrollo: Datacom Soluciones Internet

INICIO ↑