Duraton
LA BOCA MAGAZINE, MI VIDA EN RECETAS, Secciones

Mermelada de cítricos.

LA BOCA MAGAZINE, MI VIDA EN RECETAS, Secciones

Mi vida en recetas los5mejores.com Mermelada de cítricos

La crónica de la receta:

Aquel año decidí ir solo y no llevar a la familia a Londres en verano. ¡Niñooosss que no vamos a Naranja limon lima y pomelo rosa (640x425)Londreeeesss! La risotada casi le cuesta a mi mujer la silla de ruedas… a un tris de llevarla a urgencias de la descomunal tortícolis. No dejaba de mirar al cielo… dando gracias, digo yo, vamos. Los niños saltaban como perrillos circenses. Los saltos mortales les produjeron magulladuras por todo el cuerpo. Lo que digo, nada como el cariño paterno para tomar decisiones democráticas. ¡La leeeeche!

En invierno a ver a los jefes y en verano al espikininsilver. En invierno “Londres desde el taxi”… si me pusiera a ello, menudo bestsellers. Solo pisaba de Londres el pavement entre las oficinas centrales y el taxi. Ni tiempo para una puta cerveza, perdón, quería decir… piiinta de cerveza en el pub de enfrente. Planazo.

Pues eso, que me apetecía darle al inglés en casa ajena, y mi profe de Madrid me consiguió una casaPieles de los citricos única. Una pareja de jubilados, él exfinanciero de The Times y ella una apasionada por la cocina. Me daba unos breakfast espectaculares. De primero arenque, salmón o eglefino ahumados o a la parrilla. Y después, todo lo imaginable y ¡todo hecho por ella! En fin, no tardamos ni 24 horas en intercambiar conocimientos.

Me prepararon una fiesta de bienvenida que ni en sueños hubiera imaginado. Junto con otros dos matrimonios, me esperaban puntuales con elaboraciones tradicionales inglesas, cocinadas por todos ellos. En la conversación, una de las señoras, una deliciosa abuelita como salida de una estampa del S. XIX, me preguntó: ¿Cuál es el queso británico que más te gusta? Tras responderla me volvió a preguntar: ¿y hay quesos en España? Me quedé tan en blanco… tan chocado que no supe responderla de inmediato. Sí señora, elPieles en juliana queso ya se hacía en el Mesolítico. ¡Aaaahhhaaa! Me contestó nada convencida. Menos mal que alguien nos interrumpió con una bandeja, que si no, me pregunta si el Mesolítico estaba en Sevilla o Palma de Mallorca.

Bueno, a lo que íbamos, que la señora de la casa me enseñó a hacer algunas de las recetas que más me interesaban de la cocina inglesa. Entre ellas, esta mermelada.

Ingredientes:

2 naranjas grandes. No hace falta que se amargue la existencia para conseguir naranjas amargas. Entre todos los cítricos y sus cáscaras, conseguiremos una authentic marmalade, es decir, una mermelada dulce-amarga. Si hubiese naranjas sanguinas, no lo dude, son las mejores. Eso sí, tendráCociendo las cáscaras que igualar peso y volumen dependiendo del tamaño de éstas (probablemente 3).
2 pomelos rosas, o normales si no hay otros.
4 limas. Como las de la foto, nada de ferretería…
3 limones grandes con “piel de lupa” gorda.
500 gr. de azúcar (verificar gusto personal durante la elaboración)
1 litro de agua.

La receta paso a paso:

  1. Con un pelador de verduras, proceder a sacar la piel a tiras a todos los cítricos, sin saña claro. Sin interesar la pulpa. La piel blanca podría ser eliminada por completo con un cuchillo bien afilado. Pero como a mí me interesa que amargue, la dejamos tal cual después de ser pelada, siempre que no sea excesiva.
  2. Cortar en juliana no muy fina, la “piel de lupa” de todos los cítricos.Cociendo zumo pulpa y pepitas
  3. Exprimir el alma a los cítricos y reservarla tal cual, con su pulpa, zumo y pepitas.
  4. En cazuela de hierro o con fondo grueso, poner a cocer en el agua y  durante 15 minutos, las cáscaras de piel blanca de los 4 cítricos.  Escurrir, eliminar las cáscaras, colar el líquido y echarlo de nuevo en la misma cazuela.
  5. Poner a reducir a la mitad, en otra cazuela, zumo, pulpa y pepitas. Colar y pasar por un chino o colador una vez reducido el conjunto.
  6. Juntar los líquidos resultantes de ambas cazuelas (4+5) y poner a hervir todo ello junto con las pieles en juliana. Una vez haya disminuido su volumen a la mitad, añadir el azúcar y dejar reducir hasta conseguir el punto deseado. Unos 20 minutos más a fuego lento.Cociendo las pieles y zumo
  7. El punto se verifica echando una cucharada del líquido sobre un plato y dejándolo enfriar. Si se pasa una cuchara o un dedo por la mitad de ese líquido y se separa en dos, está hecha. Si el líquido se vuelve a juntar, debe de reducirse un poco más. No obstante, el gusto personal de cada cual determina. Acidez, dulzor, textura y solidez.
  8. Dejar reposar unos 15 minutos y ponerlo en tarros esterilizados y calientes. Y si fuese para consumo inmediato, guardarlo en un “tuper”  en el frigorífico para mientras se consume.

 

Mermelada finalizada

No hay comentarios...

Los comentarios están cerrados.